Como espectadores en múltiples ocasiones tememos el momento en que alguien toma la escena, doce folios en la mano, con el claro objeto de leer.