trova gitana 
                                                            La Trova Gitana - Foto: Rosana Sanchis

Estas son horas en las que la alta velocidad, anonimato y "el todo vale" de la comunicación online, descarga a diario en nuestro cerebro cientos, miles de comentarios, noticias o titulares a los que nuestro sistema de pensamiento no ofrece garantías para separar el polvo de la paja.

Lejos queda aquél juego de infancia donde, sentados en un implacable circulo y con el más puro espíritu lúdico, alguien narraba una breve historia y profería ¿verdadero o falso?

Como lejos queda también el acto de discernir, analizar o de pasar por el filtro de actitud crítica cada uno de los mensajes que a diario se cuelan en nuestros teléfonos tan inteligentes, tablets, ordenadores, televisores, salones, casas, camas...

Todo mensaje al ser expresado tiene una intención; perder la capacidad de entender o percibir el objetivo del propio mensaje nos conduce progresiva y silenciosamente a la esclavitud.

coraL pastor diana gil
Diana Gíl y Coral Pastor en la presentación el acto

Con motivo de los actos programados en torno al Día Mundial del Pueblo Gitano por la Cátedra de Cultura Gitana de la Universidad de Alicante, iniciativa pionera en el panorama universitario español, su directora Diana Gil y yo co-abríamos el Concierto de La Trova Gitana en el Paraninfo de la Universidad de Alicante.

Con la premisa de la brevedad, pues a buen entendedor y a buen arte sobran las palabras, se me avivó, en medio folio, el daño que ha producido la narración oral, las historias contadas en un café, en la prensa o en Internet a cerca del pueblo gitano con mensajes, tantos años direccionados sobre difamaciones, bulos y falsas recreaciones.

Ahora tod@s somos gitan@stod@s vivimos en un espacio de información sin control que puede provocar y lo hace; tendencias, falsas creencias y estigmatización de personas y colectivos.

 jairo remache miguel
Miguel De Luis al baile y Jairo De Remache al cante

Ante la brutal inoculación de información, los nuevos modelos sociales de influencers , la tiranía de las redes que a muchos les hace creer que sin su uso no serán nadie, las parrillas de televisión que anestesian la curiosidad... es el arte, ese que sobrevive y se abre camino a diario, lejos de slogans y mítines pret-a-porter, libre de miedos, prejuicios y dirigismos, importante antídoto que puede contrarrestar los efectos de esta desertización de lo colectivo.

Sonoros aplausos para la Cátedra de Cultura Gitana que trabaja a diario para desenredar el ovillo de la exclusión del pueblo gitano y acortar las distancias en las oportunidades y, evocando la presentación que  hizo La Trova Gitana aludiendo a Fernández, como apellido común de todos sus músicos, así esta cátedra trabaja para que también Rodriguez, Heredia, Cortés incrementen su presencia en las aulas universitarias. 

Aplausos para el público que, con su presencia, completa la cuarta dimensión de cada espectáculo.
Tan sonoros como los aplausos que recogió La Trova Gitana a través de cada una de sus comprometidas canciones.

 Pongamos en práctica borrar de nuestro lenguaje y actos los injustificables miedos, prejuicios, actitudes diferenciadoras y de exclusión. Y extendiendo la última frase de Antonio Remache al cierre del concierto: Salud y Libertad.

© Coral Pastor 2019